Sus tejidos, vaporosos y ligeros (hilo, voile, lino de trama abierta), son perfectos para aprovechar la luz del sol.

Combinaciones acertadas.- Los grandes ventanales, las puertas balconeras y las ventanas del dormitorio son las mejores candidatas para las combinaciones de cortinas con visillos (la opción más clásica), o caídas con estores (la apuesta más actual).

Bandeau: son guardas que se ubican en la parte superior de la ventana, sobre el nacimiento de los visillos tapando el cajón de la persiana. Pueden ser tableadas o lisas con un remate bajo, con borlas, ondas, etcétera.

telas para cortinas infantiles online dating-17

Las cortinas pueden tener tres largos básicos: el largo del alféizar, por debajo del alféizar, largo hasta el piso. Son muy decorativas y su formato puede variar de un modelo a otro, más o menos fruncidas, con tablones, etcétera.

Son aquellas que van colgadas de un barral aparente y se sujetan con argollas. Visillos: son cortinas livianas destinadas a proteger la entrada de luz. Van fijadas a barras de metal que se colocan en la ventana y sólo cubren los cristales. Son cortinas que se recogen a diversa altura formando tablas, lo que imita el tipo de telas que podemos usar, tampoco es conveniente utilizar estampados, pues el dibujo se pierde al recoger el estor.

Pero en todos los casos tienen que ser resistentes y lavables.

La forma de la ventana.- El tipo de ventana, así como la orientación de la habitación, son factores determinantes a la hora de elegir la cortina.

Consideran cortina a una pieza sencilla de tela colgada de una barra mediante anillos o ganchos que se abren y cierran manualmente.

En cambio, asocian la palabra cortinados a una protección de tela que suele llegar hasta el suelo y que están suspendidos de un riel con ganchos que permiten su apertura y cierre mediante un sistema de cuerdas.

En general, los cortinados son más formales y las cortinas más sencillas. Pueden ir combinadas con contraventanas, persianas o bajo-cortinas.

De panel: son rectángulos de tela con dobladillos en ambos extremos, suspendidas por la parte superior de la ventana mediante anillos o ganchos. De café: se suelen colgar por la altura media de la ventana, dejando la parte superior expuesta.

Estas cortinas pueden instalarse a un cuarto o un tercio del comienzo de la ventana para darle un estilo diferente.