Sin embargo, se aprecia un importante incremento de la cuota de mercado de los hipermercados.

La novela y el cuento siguen siendo los géneros preferidos, mientras que la temática de la obra, el consejo de amigos y el autor son, por este orden, las principales influencias a la hora de comprar un libro.

La principal razón para abrir un libro es el entreteni-miento que genera su lectura, muy por delante de la mejora del nivel cultural, los estudios, el trabajo o la consulta.

De ellos, el 41,9% visita las bibliotecas al menos una vez a la semana.

Las actividades más realizadas en las bibliotecas han sido el préstamo de libros (61%) y la consulta de las obras (59,6%), por delante del estudio (41,3%), el uso de Internet (5,6%) o la lectura de periódicos (5,5%). Tolkien respectivamente, que habían acaparado los primeros puestos en los últimos años.

El índice de lectura en España está mejorando, sobre todo entre los más jóvenes, pero han de mejorar otros estamentos de la sociedad.

Desde las intituciones, fundamentalmente el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, pero también en la Comunidad de Madrid, se hacen esfuerzos para mejorar los índices de lectura.

correspondiente al tercer trimestre de 2005 advierte que el 53,4% de la población compró algún libro en el último trimestre y la media de libros comprados en los últimos doce meses es de 11,9.

La librería sigue siendo el lugar preferido para la compra, por delante de los clubes de lectores, grandes almacenes, hipermercados, cadenas de librerías, quioscos, etcétera.

Siguen acercándose a los libros más mujeres que hombres, pero las diferencias se han reducido: se confiesa lectora el 56,2% de la población femenina, frente al 53,9% de los hombres.